RESPONSABILIDAD CIVIL DE LAS ART

RESPONSABILIDAD CIVIL DE LAS ART

TRABAJO ELABORADO POR HUBERTO F. SANTILLAN GARCIA

PARA UNA CHARLA DEBATE DEL INSTITUTO DE DERECHO DE TRABAJO DEL COLEGIO DE ABOGADOS DE LA CIUDAD DE NECOCHEA

FUNDAMENTOS DE LA RESPONSABILIDAD CIVIL DE LA ART

LA ART NO ES SOLO UNA MERA COMPAÑIA DE SEGURO TAMBIEN TIENE UNA OBLIGACION DE PREVENIR LOS DAÑOS LABORALES CUANDO INCUMPLE ESTA OBLIGACION SE GENERA UNA RESPONSABILIDAD

La “obligación de seguridad” que recae sobre los A.R.T., proviene del principio protectorio enunciado en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional, representada en diversas conductas a seguirse: control, asesoramiento, capacitación, asistencia y vigilancia en materia de prevención de infortunios del trabajo.

Dicho principio dispone que las leyes debe asegurar al trabajador condiciones dignas y equitativas de labor, sumándose a ello todo lo proveniente del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, para el que uno de los más antiguos aspectos de sus estándares en el campo laboral fue el de asegurar que las condiciones de trabajo resultasen, a la vez, seguras y saludables.

ART. 1074 y concordantes del Código Civil.-

Toda persona que por cualquier omisión hubiese ocasionado un perjuicio a otro, será responsable solamente cuando una disposición de la ley le impusiere la obligación de cumplir el hecho omitido.-

También son fundamento, los artículos 512, 1081, 1109 y 1113 del CODIGO CIVIL

LAS ART SON OBLIGADOS PRIMIGENIOS – COAUTORES DE MEDIDAS PREVENTIVAS PARA EVITAR INFORTUNIOS LABORALES

La responsabilidad civil de las art presupone la inconstitucionalidad del art. 39 de LRT

Es discriminatorio el art. 39 de la ley 24.557 en cuanto priva a las víctimas de infortunios laborales de acceder a la tutela civil para la reparación de que gozan todos los habitantes, conforme al derecho común

Particular responsabilidad de las art, como sujetos coadyuvantes de la prevención de accidentes y enfermedades del trabajo en función de su labor sistémicamente preventiva de reducción de siniestralidad, impuesto como carga en primer termino a las ART.-

El Estado ha delegado en las aseguradoras de riesgos de trabajo todo lo relativo al control y sujeción de los empleadores a las normas de higiene y seguridad, imponiéndoles a estos gestores privados del sistema diversas obligaciones de control y supervisión (art. 18 decreto 170/96). Se genera así, una ampliación de los sujetos responsables, de modo tal que deja de ser el empleador el único sujeto obligado en materia de prevención de riesgos laborales, por lo cual la omisión o cumplimiento deficiente de aquella función “cuasi-estatal” genera la responsabilidad de la A.R.T., cuando se comprueba un nexo de causalidad adecuada con el daño sufrido por el trabajador (art. 901, 902 y 904 Cód. Civil).

 

ART COMO SUJETO ACTIVO DEL DEBER DE SEGURIDAD DEL ART. 4º, INC. 1º, LRT.

ARTICULO 4° — Obligaciones de las partes.

1. Los empleadores y los trabajadores comprendidos en el ámbito de la LRT, así como las ART están obligados a adoptar las medidas legalmente previstas para prevenir eficazmente los riesgos del trabajo.

A tal fin y sin perjuicio de otras actuaciones establecidas legalmente, dichas partes deberán asumir compromisos concretos de cumplir con las normas sobre higiene y seguridad en el trabajo. Estos compromisos podrán adoptarse en forma unilateral, formar parte de la negociación colectiva, o incluirse dentro del contrato entre la ART y el empleador.

2. Las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo deberán establecer exclusivamente para cada una de las empresas o establecimientos considerados críticos, de conformidad a lo que determine la autoridad de aplicación, un plan de acción que contemple el cumplimiento de las siguientes medidas:

a) La evaluación periódica de los riesgos existentes y su evolución;

b) Visitas periódicas de control de cumplimiento de las normas de prevención de riesgos del trabajo y del plan de acción elaborado en cumplimiento de este artículo;

c) Definición de las medidas correctivas que deberán ejecutar las empresas para reducir los riesgos identificados y la siniestralidad registrada;

d) Una propuesta de capacitación para el empleador y los trabajadores en materia de prevención de riesgos del trabajo.

Las ART y los empleadores estarán obligados a informar a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo o a las Administraciones de Trabajo provinciales, según corresponda, la formulación y el desarrollo del plan de acción establecido en el presente artículo, conforme lo disponga la reglamentación.

3. A los efectos de la determinación del concepto de empresa crítica, la autoridad de aplicación deberá considerar especialmente, entre otros parámetros, el grado de cumplimiento de la normativa de higiene y seguridad en el trabajo, así como el índice de siniestralidad de la empresa.

4. La ART controlará la ejecución del plan de acción y estará obligada a denunciar los incumplimientos a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.

DEBER DE GARANTIA DE INDEMNIDAD DEL EMPLEADOR Y DE LA ART (SOLIDARIDAD) CON RESPECTO AL TRABAJADOR

QUE MEDIDAS LEGALMENTE PREVISTAS DEBEN CUMPLIR LAS ART?

Todas las necesarias para evitar que el siniestro ocurra, como por ejemplo todas las técnicas de ingeniería y medicas, científicas y de arte y oficios necesarias para evitar un infortunio laboral.

Esta previsto en el art. 8° de la ley 19.587, “deben adoptar y poner en práctica las medidas adecuadas de higiene y seguridad para proteger la vida y la integridad de los trabajadores”.

FUNCION DE CONTROL DE LA ART:

La evaluación de las diligencias tendientes a la prevención debe estar no sólo en el asegurado empleador sino también en cada caso concreto en la ART a fin de evitar las consecuencias nocivas de los riesgos particulares.

  • CONTROL EN LA EMPRESA (CONTROL DE ELEMENTOS DE SEGURIDAD) – INTEGRACION DE LA PREVENCION DE RIESGOS LABORALES EN EL SISTEMA DE GESTION DE LA EMPRESA
  • CURSOS DE CAPACITACION DEL TRABAJADOR EN LA EMPRESA –El art. 18 del dec. 170/96 exige que las ART brinden capacitación a los trabajadores en técnicas de prevención de riesgos laborales. Un trabajador capacitado difícilmente asuma riesgos que puedan ser evitados SEGUIMIENTOS DE LA EVOLUCION DE LA TECNICA DE PREVENCION – ENTREGA DE EQUIPOS DE TRABAJO Y MEDIOS DE PROTECCION ADECUADOS – VIGILAR PERIODICAMENTE EL ESTADO DE SALUD DE LOS TRABAJADORES EN FUNCION DE LOS RIESGOS INHERENTES EN CADA EMPRESA Y DE LOS TRABAJADORES ESPECIALMENTE SENSIBLES A DETERMINADOS RIESGOS
  • NOTIFICACION PARTICULARIZADA AL TRABAJADOR DE LOS RIESGOS A LOS QUE ESTA EXPUESTO –
  • PROGRAMA DE SUSTITUCION DE LO PELIGROSO POR LO QUE ENTRAÑE MENOS O NINGUN PELIGRO –
  • IDENTIFICACION, ORDENAMIENTO Y JERARQUIZACION DE LOS RIESGOS

 CAUSA FUENTE LEGALES DE LA RESPONSABILIDAD DE LAS ART, FUNDADAS EN EL PROPIO CONTRATO DE SEGURO CON EL EMPLEADOR

a) NORMAS DE LRT

1. ART. 4º, APARTADO 1º

2. ART. 31, APARTADO 1º, INC. “C”

ARTICULO 31. — Derechos, deberes y prohibiciones.

1. Las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo:

a) Denunciarán ante la SRT los incumplimientos de sus afiliados de las normas de higiene y seguridad en el trabajo, incluido el Plan de Mejoramiento;

c) Promoverán la prevención, informando a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo acerca de los planes y programas exigidos a las empresas:

d) Mantendrán un registro de siniestralidad por establecimiento:

 3. ART. 19, 20, DECRETO 170/96

Art. 19. — Las aseguradoras deberán realizar actividades permanentes de prevención de riesgos y control de las condiciones y medio ambiente de trabajo. A tal fin deberán:

a) Vigilar la marcha del Plan de Mejoramiento en los lugares de trabajo, dejando constancia de sus visitas y de las observaciones efectuadas en el formulario que a tal fin disponga la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.

b) Verificar el mantenimiento de los niveles de cumplimiento alcanzados con el Plan de Mejoramiento.

c) Brindar capacitación a los trabajadores en técnicas de prevención de riesgos.

d) Promover la integración de comisiones paritarias de riesgos del trabajo y colaborar en su capacitación.

e) Informar al empleador y a los trabajadores sobre el sistema de prevención establecido en la Ley sobre Riesgos del Trabajo y el presente decreto, en particular sobre los derechos y deberes de cada una de las partes.

f) Instruir, a los trabajadores designados por el empleador, en los sistemas de evaluación a aplicar para verificar el cumplimiento del Plan de Mejoramiento.

g) Colaborar en las investigaciones y acciones de promoción de la prevención que desarrolle la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.

h) Cumplir toda obligación que establezca la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.

La Superintendencia de Riesgos del Trabajo determinar la frecuencia y condiciones para la realización de las actividades de prevención y control, teniendo en cuenta las necesidades de cada una de las ramas de cada actividad.

Art. 20. — Para cumplir con las obligaciones establecidas precedentemente las aseguradoras deberán contar con personal especializado en higiene y seguridad o medicina del trabajo de modo que asegure la atención en materia de prevención de riesgos de sus afiliados.

4. DENUNCIA – OMISION

REFORMA DEL ART. 4 DE LA LEY 24557, POR EL DECRETO 1278/00 – “LA ART CONTROLARA LA EJECUCION DEL PLAN DE ACCION Y ESTARA OBLIGADA A DENUNCIAR LOS INCUMPLIMIENTOS A LA SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO”

SI EL SINIESTRO SE PRODUCE POR NO PONER EN VIGENCIA UN PLAN DE ACCION O NO SE CONTROLO EL MISMO, LA ART RESPONDE CIVILMENTE

COMIENZO DE LA RESPONSABILIDAD: A PARTIR DE LA ENTRADA EN VIGENCIA DE LA POLIZA LA ART DEBE ESTAR EN CONOCIMIENTO DE LAS CARACTERÍSTICAS RIESGOSAS DE LA EMPRESA ASEGURADA. NO PUEDE ALEGAR DESCONOCIMIENTO O FALTA DE NOTIFICACION POR PARTE DE LA EMPLEADORA.

b) LEY DE CONTRATO DE TRABAJO

ART. 75 LCT

El artículo 75 de la ley de contrato de trabajo prevee que el incumplimiento patronal a las normas de higiene y seguridad sólo da lugar a la alternativa de las prestaciones de la LRT, en contradicción con lo dispuesto por el artículo 1109 del Código Civil.

ART. 195 LCT (TEXTO LEY 26.390) la causa de un infortunio laboral de un menor (accidente o enfermedad) que hubiere realizado tareas prohibidas se considera en los términos del art. 1072 del Código Civil sin admitir prueba en contrario.

c) NORMAS CIVILES DE CAUSALIDAD

PLUS DE RESPONSABILIDAD POR CONOCIMIENTO: ART. 902 CODIGO CIVIL cuando mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor será la obligación que resulte de las consecuencias posibles de los hechos.

EXISTE EN CABEZA DE LA ART UNA MEJOR APTITUD PARA EL CONOCIMIENTO DE LAS CARGAS DINAMICAS DE PREVENCION

d) RESOLUCION Nº 35550/2011 DE SUPERINTENDENCIA SEGUROS DE LA NACION, habilitó el seguro de responsabilidad civil por los infortunios del trabajo, que solo puede ser contratado por empleadores asegurados con una ART cuyo contrato de afiliación este vigente al momento de la concertación.-

 TENDENCIAS JURISPRUDENCIALES

A.- TESIS RESTRICTIVA

LA RESPONSABILIDAD DE LA ART RESULTA LIMITADA A LOS TERMINOS DEL PROPIO CONTRATO DE AFILIACION, QUE DERIVA DEL REGIMEN LEGAL DE LA LEY 24557

EL FUNDAMENTO ESTA DADO PORQUE LAS ART CARECEN DE PODER DE POLICIA SOBRE LAS EMPRESAS PARA SANCIONARLAS O CLAUSURARLAS, EN EL CASO DE INCUMPLIMIENTO DE NORMAS DE SEGURIDAD. SUS RECOMENDACIONES SON DIRIGIDAS A LOS EMPRESARIOS AFILIADOS Y SOLO ANTE ELLOS RESPONDEN PERO NO ANTE LOS TRABAJADORES-(CSJN CASO RIVERO EN LA ANTERIOR COMPOSICION)

El incumplimiento por parte de la aseguradora de las obligaciones y cargas en materia de prevención y vigilancia y la omisión de efectuar recomendaciones -en ese caso acerca del uso de cinturón de seguridad- no alcanzaban para responsabilizarla, toda vez que el siniestro había ocurrido por causas eminentemente físicas que no se hubieran evitado con el despliegue de actividad cuya falta se reprochaba. Máxime, cuando no tenía el deber de vigilar cotidianamente la labor durante toda la jornada, ni instruir sobre el modo de realizarla careciendo de la potestad de impedirlas en hipótesis de riesgo.

TAMBIEN PORQUE EL SISTEMA A TRAVES DEL ORGANISMO DE APLICACION PREVEE SANCIONES COMO POR EJEMPLO MULTAS A CARGO DE LA ART POR SUS INCUMPLIMIENTOS.

TESIS RESTRICTIVA DE LORENZATTI EN MINORIA:

El incumplimiento del referido deber legal tiene consecuencias específicas dentro del aludido microsistema normativo, siendo legítimo que se carguen a la aseguradora los riesgos derivados de una previsión ineficaz, ya que su obligación está descripta con precisión y es congruente con el límite indemnizatorio, todo lo cual permite el aseguramiento.

Pero cuando se ejercita la opción por la acción de derecho común, debe aplicarse el régimen indemnizatorio previsto en el Código Civil. Ello es así, porque un mismo hecho dañoso puede dar lugar a acciones diversas que el derecho pone a disposición de la víctima, de carácter penal, civil, o laboral. Entre las pretensiones con finalidad resarcitoria del daño causado, debe distinguirse aquella que, fundada en el sistema de riesgos del trabajo tiene una lógica legislativa transaccional, puesto que facilita la acción al establecer presunciones de autoría y causalidad, pero limita la indemnización a los fines de facilitar la asegurabilidad. En cambio, la acción civil se basa en la exigencia de la prueba de los presupuestos de su procedencia y, como contrapartida, hay reparación plena. También en este último campo hay diferencias ostensibles entre una acción fundada en el ámbito contractual o extracontractual, o si se invocan daños causados al trabajador por una cosa, por el ambiente, o por un producto elaborado.

Por más intensa que sea la protección del trabajador, una vez que se opta por esa acción, debe aplicarse el régimen del Código Civil y no es admisible la acumulación de un sistema basado en la seguridad social con uno civil, en distintos aspectos y según convenga en el caso. El derecho vigente no permite esa vía y la misma tampoco es razonable al fracturar todo esquema de previsibilidad.

 Crítica:

La LRT a diferencia de los sistemas legales de la ley 9688 y 24028 no establece un sistema de opción, sino que habilita, o la menos no la prohíbe, la acumulación de ambas acciones indemnizatorias, es decir, la tarifada y la integral basada en el derecho civil.-

El artículo 1081 del Código Civil establece que: “La obligación de reparar el daño causado por un delito pesa solidariamente sobre todos los que han participado en el como autores, consejeros o cómplices, aunque se trate de un hecho que no sea penado por el derecho criminal”.

Por ello la existencia de una pena pecuniaria por incumlimiento obligacional no impide la reparación del delito, este o no tipificado.

 B.- TESIS CUASI RESTRICTIVA

Funciona esta tesis cuando se impone la atribución causal como un requisito extremo y extraordinario a cumplir por el trabajador.

La compleja cuestión de la causalidad ha originado mares de tinta y no resulta una cuestión resuelta .

Cuando se analiza el conflico laboral en concreto, se constata que en la mayoría de los casos la incapacidad del trabajador reconoce multitud de causas preexistentes, concurrentes y aun posteriores, que ademas se encuentran encadenadas entre si.-

Entonces la respuesta del sentenciante en esta tesis, es ver en que medida (íntegramente, o en parte) y extensión es responsable la ART por sus incumplimientos.

El principio es:

NO SE RESPONSABILIZA A LA ART (AL MARGEN DE LA POLIZA) CUANDO LOS INCUMPLIMIENTOS QUE SE IMPUTAN Y PRUEBAN NO TIENEN RELACION DE CAUSALIDAD ADECUADA CON EL EVENTO QUE PROVOCA EL INFORTUNIO

ARGUMENTANDOSE SOBRE LA INEXISTENCIA DEL NEXO DE CAUSALIDAD SE HACE FUNCIONAR ESTA VARIABLE MUCHAS VECES COMO UN TOPE ARBITRARIO PARA NEGAR LA RESPONSABILIDAD.-

La norma legal de aplicación o que funciona como límite a la responsabilidad es el art. 906 del Código Civil. En ningún caso son imputables a la ART las consecuencias remotas, que no tienen con el hecho ilícito nexo adecuado de causalidad..

 Es la tesis de la causalidad adecuada y la falta de responsabilidad SUPONE UNA RUPTURA TOTAL DEL NEXO DE CAUSALIDAD.-

Este principio normativo TAMBIEN ha sido RECEPTADO POR LA SCBA QUE TIPIFICA LA RESPONSABILIDAD DE LA ART COMO EXTRACONTRACTUAL AL NO EVIDENCIAR NINGUN NEXO NEGOCIAL ENTRE ESTA Y EL TRABAJADOR.

Hay que hacer -ex post facto- un cálculo de probabilidad, preguntándose si la acción u omisión de la ART es por sí misma apta para ocasionar el daño según el curso ordinario de las cosas. De tal modo que la respuesta afirmativa determinaría que la omisión sería adecuada para producir el daño, derivándose de la misma la imputabilidad civil de la aseguradora

En el caso “S.V., J. c/Incido SRL”. la SCJBA destacó las imposiciones obligacionales a cargo de las ART:

HITTERS expresa que

“es preciso delinear y delimitar, en primer lugar, el alcance del débito legal y contractual que el tribunal de grado consideró exigible respecto de la Aseguradora de Riesgos del Trabajo, plataforma a partir de la cual podrán ser verificados los eventuales incumplimientos en que hubiere incurrido, como así también su linaje o naturaleza y la consecuente extensión del deber de reparar”. En base a ello sostiene que el recurso de la aseguradora dejó incontrovertido un punto fundamental de la sentencia apelada, que “le otorga por sí incuestionado sustento”. Se refiere a que el tribunal de grado declaró incumplidos por ASOCIART los deberes establecidos en los arts. 4° ap. 1 y 31 ap. 1 inc. c), de la ley 24.557. ” … lo cierto es que permanece incontrovertido otro aspecto de la decisión, que le otorga por sí incuestionado sustento, cual es la obligación legal impuesta a la Aseguradora de Riesgos del Trabajo como sujeto que confluye en el deber de seguridad, a partir de la incorporación plasmada por el art. 4° de la Ley de Riesgos del Trabajo y los deberes que, en materia de asesoramiento y contralor del cumplimiento de la normativa sobre seguridad e higiene, le son impuestos en pareja —y concurrente (sent. fs. 330 vta)— relación con el empleador. Entre ellos, y en lo que resulta de interés destacar en autos atento la imputación realizada por el tribunal de grado, puede citarse como relevante la observancia de la normativa sobre el suministro y utilización de los elementos de protección, así como las vinculadas a la capacitación del operario”.

 Para la SCBA existe una “realidad fáctica definitoria… al incumplimiento del deber de prevención materializado en el caso por la falta de provisión y consiguiente utilización de elementales instrumentos de protección en obra, como resultan ser los anteojos de seguridad o antiparras, y con ello la conclusión de que su observancia hubiera evitado el daño por el que se reclama en autos”.

.La SCJBA, para determinar la responsabilidad civil de la ART, atribuye un nexo de causalidad adecuado entre el acaecimiento del hecho dañoso y el incumplimiento por parte de la aseguradora de los deberes de contralor que la LRT le impone. De manera que , si se hubiera cumplido con la imposición obligacional de las normas de la LRT, se podría haber evitado el evento dañoso laboral.-

Como se observa la exigencia causal es muy estricta y deja fuera de amparo multitud de situaciones en donde el incumplimiento tiene un factor de atribucion coabyubante o incluso colateral.

BREST, RUBÉN E. C. JOSÉ MASCHERONI E HIJOS S.R.L., DE FECHA 14/06/2010

La SCBA dispuso aquí:

Resultan por completo desacertadas las referencias que formuló el tribunal en orden a que “al responder únicamente en razón del contrato de afiliación por la aplicación de la ley 24.557”, la Aseguradora de Riesgos del Trabajo “no deviene responsable en forma alguna, en relación a ningún reclamo planteado fuera de la ley citada” (sent., fs. 254 vta.), habida cuenta que ello implicaría tanto como sostener, con alcance general, que cualquiera fuese el incumplimiento de la aseguradora de las obligaciones que legalmente le han sido impuestas, ello nunca podría constituir la causalidad jurídica computable a los fines de su responsabilidad, definición que importaría consagrar “una suerte de exención de responsabilidad civil, absoluta y permanente, de las aludidas empresas en el marco obligacional indicado”, proceder que ha sido descalificado por arbitrario por la Corte Suprema de Justicia de la Nación (conf. C.S.J.N., voto de la mayoría en la causa S. 1478. XXXIX. Recurso de hecho, “Soria, Jorge Luis c/ RA y CES S.A. y otro”, sent. del 10-IV-2007; en igual sentido, esta Suprema Corte, causa L. 98.584, “Bordessolies de Andrés”, sent. del 25-XI-2009).

 Doctrina causalista integradora:

Sin embargo, y a desmedro de exigencias de prueba diabólica, también deben ser tenidos en cuenta en la interpretación de la relación causal, los arts. 902 y 904 , del Código Civil.-

El juicio de probabilidad de las consecuencias en abstracto que prevé la norma debe hacerse en concreto con respecto al daño sufrido por el empleado, teniendo en cuenta que la ART. posee por sus, recursos técnicos financieros y conocimiento, un mayor grado de idoneidad para prever las consecuencias dañosas, que un hombre medio pueda tener, empleando la debida atención y conocimientos de las cosas. En contraposición el empleado en la generalidad de los casos desconoce en su integralidad el proceso productivo en el que está inmerso como un factor más, desconociendo además la totalidad de los riesgos que lo acechan desde su tarea y desde su integralidad física. Por lo tanto la responsabilidad de la ART., que sí tiene conocimiento por ley de todo el proceso productivo en forma integra, será marcada por una mayor extensión en relación a las consecuencias posibles de los hechos. (Cuanto mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor será la obligación que resulte de las consecuencias posibles de los hechos)

Asimismo el art. 904 (Las consecuencias mediatas son también imputables al autor del hecho, cuando las hubiere previsto, y cuando empleando la debida atención y conocimiento de la cosa, haya podido preverlas.) remarca un incremento en la imputabilidad de la ART. en función de su conocimiento, previsibilidad y de anticipación de lo que puede ocurrir en su materia, extendiendo la cadena causal hasta las consecuencias mediatas. En conclusión se debe atemperar cualquier concepción que asigne al enlace causal una preponderancia que solo sirva para desvincular de responsabilidad a la ART por sus incumplimientos. –[1]

Desde el ángulo de la vieja tesis de la indiferencia de la concausa, los factores causales atribuibles tanto al trabajo como al trabajador deberían ser impuestos a la ART, en función de la propia LRT, que reconoce la responsabilidad de la mismo y del principal, por todo acontecimiento ocurrido por el hecho o en ocasión del trabajo. En este sentido no obra la pauta legal de la anterior ley de accidente 24.028 que indemnizaba solamente el daño atribuible al trabajo, y en definitiva se consagra el criterio constitucional de protección del trabajador.

C.- TESIS AMPLIA

La actual composición de la CSJN por mayoría ha ido perfilando la tesis de la responsabilidad civil de la ART.

Primero con el caso Busto, rechazo por mayoría un recurso extraordinario interpuesto por la ART por su responsabilidad civil.-

Después, en el caso Soria, la actora fue en queja por un rechazo de la responsabilidad civil de la ART. fundada en la inexistencia de una causa adecuada o relevante en el resultado dañoso del trabajador. La Corte admitió el recurso porque no se habían analizado las circunstancias fácticas y concretas de la causa para rechazar la responsabilidad civil.

En el caso Galvan desestimó un fallo que había eximido de responsabilidad a la ART pese a que esta había omitido su obligación de controlar el suministro de elementos de protección.

En todos estos casos Lorenzetti falló en minoría argumentando que el ejercicio de la acción civil por parte del actor le impide la acumulación de un sistema basado en la seguridad social con otro civil, con otras normas.

CASO TORDILLO C.S.J.N. DEL 31-3-2009:

En este caso se determina que no existe razón alguna para poner a una ART al margen del régimen de responsabilidad del Código Civil por los daños sufridos por un trabajador si los mismos son imputables a un acto ilícito, cuando existe el nexo causal adecuado (excluyente o no) entre dichos daños y la omisión o el incumpliendo deficiente de los deberes legales por parte de aquella. (considerando 8).

A su vez, Las medidas y obligaciones impuestas a la ART. por la ley RT. que cualifica la CORTE para imponer la responsabilidad civil son:

Las impuestas por la ley 24.557 a las A.R.T. que incluyen adoptar las medidas necesarias para prevenir eficazmente los riesgos (art. 4.1), incorporar en los contratos un plan de mejoramiento de las condiciones de higiene y seguridad (art. 4.2) así como controlar la ejecución de dicho plan y denunciar todo incumplimiento (y de las normas de higiene y seguridad) a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (art. 4.4) entre otros deberes -considerando 5º voto de la mayoría-.

Posteriormente se reafirma esta tendencia por la Corte y se rebate el principal argumento de las ART. su imposibilidad de clausurar establecimientos:

Lo afirmado no resulta rebatible por el hecho que las ART no puedan obligar a las empleadoras aseguradas a cumplir determinadas normas de seguridad, ni impedir a estas que ejecuten sus trabajos por no alcanzar ciertas condiciones de resguardo al no estar facultadas para sancionar ni para clausurar establecimientos.” Naval, Patricia Elizabeth por sí; y en representación de sus hijos menores R. E. N. S. M. N. y M. A. I. S. M. N. vs. Odipa S.R.L. y otros /// Corte Suprema de Justicia de la Nación, 24-05-2011; RC J 7424/11

 D.- TENDENCIA DEL TRIBUNAL DE TRABAJO DE NECOCHEA

Se enrola en esta tesis amplia el Tribunal del Trabajo de Necochea en los últimos fallos referidos a la responsabilidad civil de las ART en el fallo “ABADIE JUAN FROILAN C/COOPERATIVA ELECTRICA LTDA. LA DULCE S/ INDEMNIZACION ACCIDENTE DE TRABAJO (ART. 1113 C.C.)” Expte n° 4321.y “BARRETO JORGE CELESTINO C/MASSIMINO HNOS.SRL. S/ DAÑOS Y PERJUICIOS”, Expte. Nª 3.645 con votos de los Dres. Caimani, Manis e Irigoyen Testa.

1.- Se enrola siguiendo el precedente de la Corte Nacional en la tesitura de atribuir responsabilidad civil y amplia a la ART por incumplimientos de las normas sistémicas derivadas del contrato de afiliación que lo vincula con la empleadora y de la ley especial de SRT. Concretamente hace suyo el considerando 8 del fallo de la Corte y el mas reciente Naval Patricia, en la misma línea del anterior. Impone también la obligación de seguridad con posterioridad al evento dañoso.-

2.- Establece que el nexo causal quedaba acreditado a la posibilidad de evitar el hecho dañoso si la ART hubiera desplegado sus deberes inherentes a la prevención y la seguridad del establecimiento. Coloca la responsabilidad primaria de seguridad laboral en cabeza del empleador, pero condiciona la ruptura del nexo causal con una conducta diligente del ente aseguraticio cuando este hubiese colaborado para impedir la existencia del infortunio-

3.-La prueba del nexo causal queda evidenciada por declaraciones testimoniales y por la falta de documentación aportada por la ART para acreditar una conducta diligente.Es decir que impone una obligacion procesal dinamica en cabeza de la aseguradora para contribuir a la verdad.-

E.- FALLOS RECIENTES

Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala X

Ojeda, Miguel Alejandro c. Gilbek S.A. y otros • 30/12/2010

 – La aseguradora de riesgos del trabajo resulta responsable en los términos del art. 1074 del Código Civil, pues, no demostró la realización de controles periódicos al trabajador, quien laboraba con productos químicos, ni tampoco que aconsejara la utilización de guantes de protección con anterioridad a la manifestación invalidante de la enfermedad que padece, obligaciones que de ser cumplidas en tiempo propio, hubiesen permitido implementar las medidas de seguridad y protección personal que tardíamente sugirió.

 Resulta responsable en los términos del art. 1074 del Código Civil la aseguradora de riesgos del trabajo codemandada, ya que tanto la actividad de la empleadora como la tarea del trabajador hacían presumible la posibilidad de que los dependientes tomaran contacto con cromo por lo que la enfermedad que padece –en el caso, dermatitis crónica recidivante- deriva de un riesgo que la aseguradora de ningún modo pudo desconocer y por lo tanto debió extremar los recaudos tendientes a evitar la aparición de dicha enfermedad profesional.

 Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala III(CNTrab)(SalaIII)

Fecha: 27/04/2012

Partes: Ramírez, Sergio Alberto c. 2 T Construcciones SRL y otros s/accidente acción-civil

Hechos:

Un obrero de la construcción sufrió lesiones cuando, al alcanzar un balde con cal a un compañero, la manija se rompió y salpicó hacia arriba el material, que penetró en su ojo. A raíz del hecho inició acción civil contra la empresa constructora, sus socios gerentes, y la ART. La sentencia de primera instancia hizo lugar al reclamo en lo principal. Apelado el fallo por ambas partes, la Cámara elevó el monto de condena y la extendió a los socios gerentes.

 Vale decir, que era obligación de la aseguradora detectar los posibles riesgos que presentaba cada puesto de trabajo, y cada una de las operaciones que debían realizar los trabajadores. No puede soslayarse que dicho decreto, también impone a las aseguradoras de riesgos del trabajo la obligación de realizar actividades permanentes de prevención de riesgos, y control de las condiciones y medio ambiente de trabajo, y que para cumplir con sus obligaciones deben contar con personal especializado en higiene y seguridad o medicina del trabajo, de modo que asegure la atención en materia de prevención de riesgos de sus afiliados (arts. 19 y 20).

 En este sentido, cierta doctrina especializada ha dicho, con criterio que comparto que “la ART civilmente demandada tiene la carga de acreditar las medidas preventivas generales adoptadas en el establecimiento y, específicamente, las que se adoptaron para evitar el accidente en concreto según la denuncia del actor. Si en la demanda se argumenta genéricamente que la ART no cumplió con medidas indeterminadas de inspección y control, la ART tendría mayor posibilidad de liberarse de responsabilidad acreditando la inexactitud de tales afirmaciones (…)”.

 Por el contrario, la aseguradora no aportó ninguna prueba que demostrase que hubiera prevenido a la empleadora sobre los riesgos que presentaba la actividad.

 El deber de seguridad, excede el marco tradicional del contrato de seguro por accidente de trabajo, por lo tanto el empleador y la aseguradora, están obligados a implementar todas las medidas preventivas de los riesgos, que la naturaleza de la actividad exija aplicar, para procurar la indemnidad de las personas que bajo dependencia de la primera trabajan.

 Si bien no se pretende que la ART pueda evitar todo accidente, lo que es materialmente imposible, se trata de exigirle un comportamiento diligente en relación con sus obligaciones legales, es decir, actuar para procurar que los accidentes y las enfermedades no se produzcan. En concreto, se sanciona la inobservancia de la obligación general de conducirse con prudencia, cuidado y diligencia para evitar daños al trabajador, conforme la regla general establecida en el artículo 1109 del Código Civil.

 En el caso, es claro que la ART no ha cumplido con sus obligaciones (mal llamadas de “medio”, dado que el “resultado” al que se obliga es a una prevención útil) de efectuar visitas periódicas al establecimiento a fin de evaluar los riesgos existentes y su evolución, el cumplimiento de las normas de prevención de riesgos y del plan de acción tendiente a reducir la siniestralidad, ni ha demostrado haber informado a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo la formulación y desarrollo del plan de acción, ni denunciado los incumplimientos, conforme imponen los arts. 4 y 31 de la LRT” (en igual sentido, sentencia Nº 92802 del 30.9.11, en autos “Cranford, Oscar Donaldo c/Consolidar ART SA s/Accidente-Acción civil, del registro de esta Sala).

 Por lo tanto, tal como se sostuviera en la causa “Rivero, Mónica Elvira c/Tecno Técnica SRL s/accidente acción civil”, la Sala VIII de esta Cámara, en el voto del Dr. Billoch, “reputo que la conducta omisiva de la aseguradora, que implica negligencia en su obrar, trajo como consecuencia, en los términos del artículo 901 del Código Civil, el accidente de marras y torna aplicable la doctrina llamada teoría de la causalidad adecuada, que deviene como complemento de lo normado en los art. 902 a 906 del Código Civil”.

 En este marco, adhiero a la jurisprudencia que sostiene que “la ART está obligada al control de cumplimiento de las leyes de higiene y seguridad y a brindar asesoramiento y ofrecer asistencia técnica a los empleadores; tiene a su cargo la obligación legal de supervisar las condiciones del caso (conf. Ferreirós, Errepar Nº 212 de abril de 2002). A ello, debe añadirse, que la inconstitucionalidad decretada en el caso, del art. 39 de la ley 24557, la conduce al ámbito de la responsabilidad civil y no la releva de la obligación de garantía; por lo que debe extendérsele la condena” (conf. CNAT, Sala VII sentencia del 25.3.04 en autos “Moyano, Miguel c/Interacción SRT SA y otros s/accidente”, sentencia del 18.3.02, “Rial, José c/Decker Indelqui SA y otro s/accidente”).

 A su vez, la Sala II ha dicho, al confirmar la sentencia que firmé como Juez de primera instancia, que “los incumplimientos de las ART de las obligaciones impuestas por la ley 24557 constituyen una conducta encuadrable en los términos del art. 512 del Código Civil, ya que se trata de una omisión de diligencias tendientes a prevenir la configuración de daños a los trabajadores” (conf. Sentencia Nº 90169 del 6.3.02, en autos “Duarte Rodríguez, Lorenzo c/Magire SRL y otro”).

También la Sala IX ha dicho que “la preceptiva sobre riesgos laborales introduce una suerte de delegación del control del acatamiento a las disposiciones sobre higiene y seguridad en cabeza de las aseguradoras, generando así una ampliación de los sujetos responsables, de modo tal que deja de ser el empleador el único sujeto de imputación aunque, es claro, con alcances e intensidades diferenciadas, siendo aquella función “cuasi estatal” la que, en caso de omitirse o de cumplirse deficientemente, puede generar responsabilidad, más allá de cuál sea, en concreto, el vínculo o nexo de causalidad necesario para efectivizarla” (conf. sentencia Nº 9302 del 30.11.01, en autos “Delgado, Daniel c/Ledesma SA y otro s/accidente”). La misma Sala ha dicho que “si a pesar de la concertación de los Planes de Mejoramiento, la aseguradora no efectuó las medidas preventivas necesarias, pude afirmarse válidamente que incurrió en una conducta culposa (arts. 512 y concs. del Código Civil), rigiendo de este modo lo dispuesto por el art. 1074 del mismo cuerpo legal, ya que las omisiones indicadas ocasionaron un perjuicio” (sentencia Nº 11000, del 30.10.03, en autos “Domato, Mario c/Witchel SA y otro s/accidente”).

 En igual sentido “Los compromisos concretos que deben asumir estos sujetos deben interpretarse ampliamente en función del objetivo de prevenir adecuadamente los riesgos de trabajo. La ineficacia de las acciones destinadas a prevenirlos, incluidos los controles que debe efectuar la ART, constituye un incumplimiento que contribuye en la cadena causal a generar un daño en la salud de los trabajadores” (conf. CNAT, Sala VI, sentencia Nº 55125 del 7.8.02, en autos “Gutiérrez, Rosenda c/Todoli Hnos. SRL y otro s/accidente”).

 Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala VIII

Tulian, Jorge Omar c. Cincan S.A. y otro • 30/12/2010

 La aseguradora de riesgos del trabajo es solidariamente responsable por los daños derivados del accidente que sufrió un trabajador cuando las cajas de cubiertos de acero que estaban cargados en una máquina cayeron sobre su mano, al romperse el cable con el que aquella se subía manualmente, en tanto no demostró que hubiera prevenido al empleador sobre los riesgos que presentaba el mal estado de la máquina que causó el accidente, no acreditó haber realizado ninguna capacitación a los trabajadores en el manejo de ésta ni haber efectuado visitas a la fábrica demandada

 Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala X

Heitman, María Luján c. Masterfoods Argentina Ltd. Sucursal Argentina y otro • 30/12/2010

 La Aseguradora de Riesgos del Trabajo es solidariamente responsable, en los términos del Art. 1074 del Código Civil, por los daños derivados de las patologías de miembros superiores y lumbares que padece un trabajador que se desempeñaba cargando bolsas pesadas, pues, no efectuó ninguna actividad preventiva de las exigidas por los Arts. 18 y 19 del Decreto 170/96, reglamentario de la Ley 24.557, por lo que puede válidamente sostenerse que incurrió en una conducta culposa

 Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala V

Aguirre, Walter Claudio c. Akapol S.A. y otro s/ accidente – acción civil • 14/10/2011

 La Aseguradora de Riesgos de Trabajo debe responder por la afección columnaria que sufrió un trabajador al levantar elementos de considerable peso, pues si bien visitó el establecimiento del empleador y realizó actividades de asesoramiento y control del cumplimiento de las condiciones de higiene y seguridad, no denunció ante la Superintendencia de Riesgos del Trabajo los incumplimientos detectados respecto del levantamiento de peso por parte del personal para prevenir la ocurrencia de siniestros laborales.

 Resta por analizar la apelación vertida por Liberty ART S.A. Cuestiona esta codemandada que se hubiera extendido la condena en forma solidaria. Al respecto, considero que el Estado Nacional ha delegado en las aseguradoras de riesgos del trabajo todo lo relativo al control y sujeción de los empleadores a las normas de higiene y seguridad, imponiéndoles a estos gestores privados del sistema diversas obligaciones de control y supervisión.

Desde esta perspectiva, se genera una ampliación de los sujetos responsables, de modo tal que deja de ser el empleador el único sujeto obligado en materia de prevención de riesgos laborales; por lo cual la omisión o cumplimiento deficiente de aquella función “cuasi-estatal”, puede generar la responsabilidad de la Aseguradora de Riesgos del Trabajo, previa comprobación -claro está- de un nexo de causalidad adecuada con el daño sufrido por el trabajador.

Cabe destacar enfáticamente que uno de los objetivos esenciales de la ley sobre riesgos del trabajo es la reducción de la siniestralidad laboral a través de la prevención de los riesgos laborales (cfr. art. 1º, ap. 2, inc. a), ley 24.557).

En este marco, el sistema impone obligaciones concretas en cabeza de las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo. Así, el art. 4º, ap. 1º, ley 24.557 dispone en la parte pertinente que “…las ART están obligadas a adoptar las medidas legalmente previstas para prevenir eficaz- mente los riesgos del trabajo…A tal fin, y sin perjuicio de otras actuaciones establecidas legalmente…deberán asumir compromisos concretos de cumplir con las normas sobre higiene y seguridad en el trabajo…”.

Según el art. 31, ap. 1º de la ley citada, las A.R.T.: “…a) Denunciarán ante la SRT los incumplimientos de sus afiliados de las normas de higiene y seguridad en el trabajo…” “…c) Promoverán la prevención, informando a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo acerca de los planes y programas exigidos a las empresas…”.

Asimismo, los empleadores, en el marco del sistema, tendrán derecho a recibir de parte de las ART “…asesoramiento en materia de prevención de riesgos…” (cfr. art. 31, ap. 2º, a), lo que constituye correlativamente una obligación de dichos entes.

Por su parte, en virtud de lo dispuesto por el art. 18, dec. 170/96, las ART “…deberán brindar asesoramiento y ofrecer asistencia técnica a los empleadores afiliados, en las siguientes materias: a) Determinación de la existencia de riesgos y sus potenciales efectos sobre la salud de los trabajadores en el o los establecimientos del ámbito del contrato; b) Normativa vigente en materia de higiene y seguridad en el trabajo; c) Selección de elementos de protección personal…”.

La omisión es causal cuando la acción esperada hubiere probablemente evitado el resultado; en otros términos, la relación causal se establece juzgando la incidencia que el acto debido, de ser realizado, hubiera tenido con respecto al resultado o a su evitación (cfr. Lorenzetti, Ricardo L, “Notas sobre la responsabilidad civil por omisión”, Zeus, 33-D-55). Desde el punto de vista de la relación de causalidad, ese no hacer viene a ser una condición apta o adecuada para que el desmedro se produzca. Prueba de lo expuesto es que de haberse observado el comportamiento positivo que las circunstancias exigían se podría haber interrumpido el proceso causal, evitándose el desenlace dañoso (Goldenberg, Isidoro H., “La relación de causalidad en la responsabilidad civil”, Astrea, Buenos Aires, 1984, p. 212; López Cabana, Roberto, “Poder de policía y responsabilidad del Estado”, en Alterini, Atilio A. – López Cabana, R., “Responsabilidad Civil”, Diké, Bogotá, 1995, p. 380).

El tema que nos ocupa está estrechamente vinculado con la dilucidación de la responsabilidad por omisiones del Estado en el ejercicio del poder de policía de actividades privadas.

La peculiaridad del caso es que -como ya fue adelantado “ut-supra”- ese poder de policía -en materia de higiene y seguridad y de prevención de riesgos laborales- es ejercido, por delegación estatal, por una entidad privada con fines de lucro. Resulta pertinente, por ende, el conocimiento de los criterios imperantes en esa materia.

Así, se ha señalado, con criterio que comparto, que a tenor del art. 902 del C. Civ., cuando un ente especializado y con competencia suficiente toma conocimiento de la actividad de un particular que puede causar daño a terceros y omite tomar las medidas necesarias para evitar tal perjuicio, cuando su actuar le está impuesto objetivamente por la ley que previó tal situación, no puede caber duda alguna sobre la jerarquía causal de la omisión (cfr. Schiavo, Carlos A., “Responsabilidades emergentes de omisiones en el ejercicio de control de las actividades aseguradoras”, Rev. Jurídica Argentina del Seguro, La Empresa y la Responsabilidad”, año V, nº 17/20, p. 103, cit. por Kemelmajer de Carlucci, Aída, “La responsabilidad del Estado por omisión en la experiencia jurisprudencial”, en Bueres, Alberto J. – Kemelmajer de Carlucci, A. (directores), “Responsabilidad por daños en el tercer milenio. Homenaje al Profesor Doctor Atilio Anibal Alterini”, Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 1997, p. 498 y nota 27).

 Rocha Contreras, Carlos c. Liberty ART S.A. s/accidente acc. civil • 31/05/2012

 Un trabajador inició acción civil en reclamo de la indemnización por el accidente sufrido al caer por el hueco del ascensor en una obra en construcción. El Juez de grado condenó a la ART en los términos del art. 1074 del Código Civil. Esta apeló, arguyendo que la demora en el servicio en que se funda la sentencia no fue invocada en la demanda. La Cámara, por mayoría, confirmó lo decidido en origen.

 La aseguradora de riesgos del trabajo debe ser condenada civilmente por las consecuencias dañosas padecidas por el trabajador que cayó por el hueco del ascensor, si el lugar no contaba con la protección adecuada ni el dependiente tenía colocado un arnés sujeto a un cable de vida, pues las características del accidente revelan el incumplimiento por parte del empleador de las normas sobre higiene y seguridad en el trabajo, máxime si no se acreditó denuncia alguna ante la Superintendencia de Riesgos del Trabajo por tales faltas.

 Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala VII

Lorca, Juan Antonio c. Chai, Nélida y otro • 31/03/2011

 Un trabajador que se desempeñaba como pizzero, debido a que estaba bajo los efectos del alcohol perdió el equilibrio y cayó al suelo fracturándose la muñeca. El dependiente reclamó al empleador y a la aseguradora de riesgos del trabajo, los daños y perjuicios derivados del accidente. El juez de primera instancia rechazó la demanda, por cuanto entendió que el infortunio se debió por culpa de la víctima. La sentencia fue apelada y la Cámara la modificó.

1. 1 – De conformidad con el art. 1113 del Código Civil, el empleador debe responder por las lesiones que sufrió un trabajador alcoholizado tras desestabilizarse y caer al suelo, —en el caso, se fracturó la muñeca—, pues no cumplió con el deber de control y previsión a su cargo, dado que conocía que el dependiente era un alcohólico crónico, y el riesgo que corría al tenerlo en el establecimiento.

– De conformidad con el art. 1074 del Código Civil, la aseguradora de riesgos del trabajo debe responder solidariamente junto con el empleador por la fractura que sufrió un trabajador tras caer al suelo, dado que incurrió en una omisión culposa, ya que no promovió la capacitación en materia de seguridad en el trabajo.

 La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala VI, en los autos: PALMISANO, MARIO FRANCISCO C. RUTILEX HIDROCARBUROS ARGENTINOS S.A. Y OTRO, con fecha 30/03/2011, resolvió:

 Quien se desempeñaba como chofer de camiones y descarga de combustibles en estaciones de servicio dedujo acción de derecho común contra su empleador y contra su aseguradora de riesgos del trabajo a fin de ser indemnizados por el daño que sufrió en la columna cuando se encontraba laborando. El juez de grado hizo lugar al reclamo. Contra dicho pronunciamiento se alzó el asegurador. La Cámara confirmó el fallo recurrido.

– La aseguradora de riesgos del trabajo codemanda es responsable, en los términos del art. 1074 del Cód. Civil, por la afección columnaria que padece quien se desempeñaba como chofer de camiones, pues, el examen preocupacional practicado no incluyó estudios específicos para la detección de la afección constatada pese a tratarse de un proceso patológico común en quienes desempeñan ese tipo de tareas y no probó haber adoptado las medidas preventivas tendientes a evitar y/o morigerar el efecto negativo que la concreta actividad del dependiente tuvo en su estado de salud

 Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala IX

Ayala, Seferina c. Productores Argentinos S.A. y otro • 16/11/2010

 1. Corresponde responsabilizar, en los términos del art. 1113 del Código Civil, a la empleadora por la muerte de un trabajador que se desempeñaba descargando cajas pesadas, tras sufrir un infarto cuando cuando jugaba al fútbol pues, el esfuerzo desplegado por el dependiente para desplazar tales cosas inertes, actuó como factor desencadentante del daño.

 2 – Debe concluirse que la falta de provisión de elementos de seguridad y las características de la actividad de carga y descarga efectuada por el trabajador, actuaron como factores desencadenantes del fallecimiento de éste como consecuencia de un infarto de miocardio pues, si bien éste sufría una patología coronaria crónica, la realización del examen preocupacional pertinente podría haber interrumpido el nexo causal entre el resultado dañoso y el factor laboral, al permitir advertir la incompatibilidad entre la predisposición orgánica del actor y la naturaleza de las tareas encomendadas.

 3 – La empleadora debe responder por la muerte de un trabajador que sufrió un infarto de miocardio mientras jugaba al fútbol durante el horario de trabajo y con permiso de su superior ya que, el fallecimiento del trabajador se produjo durante la puesta a disposición de su fuerza de trabajo.

 E.- LIMITES

 La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala V(CNTrab), SalaV, con fecha 17/02/2012, en los autos: AVELLANEDA, ROQUE ARIEL C. MAPFRE ARGENTINA ART SA S/ACCIDENTE – LEY ESPECIAL HECHOS, ha resuelto:

 Un trabajador que sufrió un accidente in itinere dedujo acción con fundamento en la ley especial contra la A.R.T. El juez de grado hizo lugar al reclamo y condenó al emplazado a pagar al dependiente la indemnización integral. Contra este pronunciamiento se alzó la demandada por considerar que se violentó el principio de congruencia. La Cámara revocó el decisorio.

 La A.R.T. demanda no puede ser responsabilizada por los daños y perjuicios derivados del accidente in itinere sufrido por el trabajador, pues las aseguradoras solo responden con sustento en el derecho civil en el supuesto de omisión de las obligaciones de control a su cargo, y no se vislumbra en el caso como la emplazada podría haber evitado el acaecimiento del siniestro, toda vez que el hecho dañoso se produjo en la vía pública antes del inicio de la jornada laboral cuando el trabajador se dirigía de su domicilio al lugar de trabajo .-

 La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala VIII, en los autos: López, Mabel Fernanda c. CNA A.R.T. y otros • con fecha 10/11/2010

 I. La sentencia de primera instancia, que hizo lugar a la demanda por cobro de indemnizaciones por daño patrimonial y extrapatrimonial con fundamento en normas del Código Civil, viene apelada, con razón, por las demandadas CNA Aseguradora de Riesgos del Trabajo S.A. y Wal Mart Argentina S.R.L.

II. La sentenciante de grado responsabilizó a la aseguradora por considerar que luego de la constatación del 14.06.07, omitió controlar las irregularidades en la instalación del servicio de gas de la empleadora y por la falta de implementación del plan de mejoras respecto de las condiciones de trabajo, hechos que tienen relación directa con la generación del accidente.

No es de incumbencia de la aseguradora el control de dicha tarea, incurriendo en la comisión por omisión de la conducta debida, con la que el artículo 1074 del Código Civil completa la figura del artículo 1109. Más allá de que, aún en ese caso, no se advierte la existencia de una relación de causalidad adecuada entre la omisión y el daño, extremo que precluye la posibilidad de responsabilizar civilmente, por el hecho u omisión propio, a la aseguradora de riesgos del trabajo.

No es dudoso que una aseguradora de riesgos del trabajo puede ser responsable civilmente de daños no cubiertos por el acto de aseguramiento. Para ello, debe serle imputable un comportamiento, positivo u omisivo, susceptible de ser calificado como causa adecuada del daño Esto es: que se trata de un hecho o acto idóneo por sí mismo para producir ese efecto y, por ello, previsible para el agente (artículos 901/906 del Código Civil). En el caso, ni aún la omisión total de cumplimiento de deberes relacionados con la prevención de los accidentes de trabajo podría ser calificada como tal, ya que su estricto cumplimiento no hubiera evitado el siniestro. No se debe confundir la responsabilidad administrativa por omisión de un comportamiento debido, sancionable en el marco de la ley especial, con la responsabilidad civil genérica, que requiere, para su operatividad, la concurrencia de una relación de causalidad material entre el hecho o acto y el resultado, también material, lesivo para el sujeto pasivo

 Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala III

Rocha Cayo, Limber c. Escobar, Claudia y otro • 19/10/2010

1.- Las obligaciones que prevé el art. 4 de la ley 24.557 se torna exigible una vez que la obra en construcción se encuentre debidamente notificada a la aseguradora de riesgos del trabajo, por ello no habiéndose acreditado que la empleadora denunciara la obra en construcción donde se accidentó el trabajador, no puede afirmarse que el infortunio no habría ocurrido o hubiera podido evitarse si la aseguradora hubiese cumplido los deberes señalados.

 2 – Corresponde limitar la responsabilidad de la aseguradora de riesgos del trabajo codemandada, en forma concurrente con la empleadora hasta el límite resultante de las obligaciones económicas a su cargo, nacidas de la ley 24.557 y de su carácter de asegurador de la empleadora, dado que el infortunio que sufrió el trabajador —en el caso, sufrió lesiones en sus ojos cuando estaba lanzando un balde con mezcla de cal viva – encuadra en el art. 6 ap. 1 de dicha ley.

 Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala IV

Sarza Yrala Marcelino c. Tec Limp S.R.L. y otro s/accidente – acción civil • 12/10/2011

 Un trabajador se accidentó al resbalar y caer de una escalera que estaba limpiando en la concesionaria de automóviles cliente de su empleador. Con motivo de ello dedujo acción por accidente de trabajo contra su empleador y contra la A.R.T. El juez de grado hizo lugar al reclamo responsabilizando en forma solidaria a ambos codemandados. Apelado el decisorio, la Cámara lo modificó eximiendo de responsabilidad a la aseguradora y extendiéndole la condena en los límites del seguro.

 1 – Acreditado que el trabajador cayo de la escalera que se encontraba limpiando y toda vez que el agua y jabón con el que llevaba a cabo esa tarea, de indudable propiedad de la firma empleadora, constituyeron la cosa riesgosa productora del accidente, corresponde imputar a dicha empresa responsabilidad por el infortunio en los términos del art. 1113 del Cod. Civil

 2 – La Aseguradora de Riesgos del Trabajo debe ser eximida de responder civilmente por las consecuencias del accidente que sufrió un trabajador al caer de la escalera que se encontraba limpiando, en tanto, no se acreditó el nexo entre el hecho y el daño producido y no se advierte cuál habría sido la indicación al dependiente cuya supuesta omisión por parte de la aseguradora habría posibilitado el infortunio.

3 – Dado que el accidente sufrido por el trabajador al resbalar de la escalera que estaba limpiando, ocurrió en un establecimiento que no era explotado por el empleador asegurado sino que era cliente de éste, es improcedente considerar, a los fines de atribuir responsabilidad por el infortunio a la A.R.T., que fuera su obligación formular recomendaciones referentes a la adaptación o a la modificación del inmueble en cuestión, en tanto carecía de atribuciones para exigir esos cambios en el marco de las previsiones de la Ley 24.557.

 4 – La condena derivada de la acción de derecho común intentada por un trabajador accidentado, debe hacerse extensiva a la Aseguradora de Riesgos del Trabajo en los límites del seguro, pues aún cuando hubiera sido eximida de responder civilmente, lo contrario implicaría un daño al empleador que se encontraba obligado a contratar el seguro y a quien la misma legislación que le imponía tal obligación le garantizaba que estaba cubierto por cualquier infortunio que sus dependientes pudieran sufrir.

 [1] V. En lo que respecta la responsabilidad de la codemandada “A.R.T. Interacción S.A.”, tal como lo señalan los Dres. Cecilia B. Reybet y Daniel A. Muro, en su trabajo “El régimen de la ley 24.557 y la responsabilidad de las A.R.T. por las contingencias no contempladas en los listados y sus consecuencias para los empleadores” (publicado en Errepar – D.L.E. – Nº 202 -junio/02 – T. XVI – 511) es de advertir que las A.R.T. han argumentado reiteradamente que el mero hecho de la suscripción del contrato por la empleadora automáticamente limita su responsabilidad (por consecuencias en la salud psicofísica del trabajador) cuando a su criterio las mismas resulten excluidas de la cobertura.

La interpretación que realizan los autores —que comparto— es que en tanto se le impone al empleador una contratación (afiliación compulsiva a una aseguradora) no puede luego decirse que la co—contratante de dicho sistema no responderá por los daños sufridos por el trabajador en determinadas situaciones. Por ello, en los casos en que se concluyera que existe la relación causal entre las patologías padecidas por los trabajadores y el trabajo, sin dudas debe considerarse que la A.R.T. ha incumplido su deber de contralor respecto del cumplimiento del plan de mejoramiento de cada empresa, obligación ésta que la ley pone en cabeza de las aseguradoras, quienes no sólo califican el nivel de riesgo de sus clientes al momento de contratar sino que tienen la obligación de elaborar el plan de mejoramiento dispuesto y controlar su cumplimiento íntegro y oportuno.

Ahora bien, entiendo que el fundamento legal de la responsabilidad de la A.R.T. yace en el territorio del art. 1074 del Código Civil, donde la responsabilidad contemplada es la que nace de la omisión que ocasiona un daño a otro, cuando una disposición de la ley imponga una obligación.

Más allá de la diversidad de teorías elaboradas en torno al tema, es doctrina mayoritaria en nuestro derecho la que admite la responsabilidad siempre que hubiera una obligación jurídica de obrar y sin que exista por tanto, una disposición expresa que imponga la obligación de cumplir el hecho.

Claro está que no puede soslayarse la forma de apreciación de la culpa en uno y otro caso. Esto es así porque si existe la disposición basta con la omisión para que nazca la responsabilidad, y si no, será necesario un análisis de las circunstancias de lugar, tiempo y persona.

Luego, ambos caminos pueden recorrerse en autos habida cuenta la vigencia de los arts. 7, 8, y 9 de la ley 19.587 y la obligación legal de la empleadora de haber promovido la capacitación del trabajador en materia de seguridad en el trabajo, particularmente en lo relativo a la prevención de los riesgos específicos de las tareas asignadas (art. 9 º inc. K). Lo dicho es, sin entrar en el debate técnico de cuál hubiera sido el medio más idóneo de prevención del caso.

Por otra parte, es necesario, a mi juicio, dejar en claro que en el tipo de responsabilidad que analizamos, no se requiere un detalle de los hechos que vaya más allá de los necesarios para determinar la responsabilidad objetiva causada por el vicio o riesgo de la cosa.

En el caso, y según Orgaz y otros juristas de nota, “la conexión causal entre el hecho respectivo y el daño se presume legalmente, sin perjuicio de que el presunto responsable acredite que el daño se debió a una causa extraña. No acreditada esta última, el responsable queda obligado a la reparación sin necesidad de ninguna acción propia, no como “autor” del daño ni inmediato ni mediato, sino como “garante” (conf. “El Daño Resarcible”, Alfredo Orgaz, Editora Córdoba, pág. 48).

No hay, por otra parte, que olvidar que históricamente, la responsabilidad objetiva es anterior a la subjetiva.

Lo que dice el derecho civil, con la voz de sus especialistas, algo que debe regir con fuerza en casos como éste: “la causalidad no es un requisito esencial de la responsabilidad”.

Así entonces, resulta que el empleador es responsable directo por el daño causado y la A.R.T. ha incurrido en una omisión culposa que conlleva a la aplicación del mencionado art. 1074 del C. Civil por lo que debe responder solidariamente y no sólo en los términos de la póliza.

En este andarivel la C.S.J.N. tiene dicho que es manifiesto que del hecho de ser constitucionalmente inválido que la mentada prestación de la L.R.T. origine la eximisión de responsabilidad civil del empleador (art. 39 inc 1), no se sigue que las A.R.T. queden relevadas de satisfacer las obligaciones que han contraído en el marco de la citada ley.

De tal suerte, este pronunciamiento no sólo deja intactos los mentados propósitos del legislador, sino que, a la par, posibilita que el empleador pueda encontrar protección en la medida de su aseguramiento (ver también fallo C.S.J.N. “Torrillo, Atilio Amadeo y otro c/Gulf Oil Argentina S.A. y otro”, del 31-03-2009; T. 205.XLIV). (Cámara Nacional de Trabajo, Sala VII, 2011/03/31 – voto de la Dra. Ferreirós – “Lorca, Juan Antonio c. Chai, Nélida y otroPublicado en: DT 2011 (junio) , 1567 con nota de Juan Jose Etala (h.) – Cita online: AR/JUR/12290/2011 –

Comments are closed.